Descanso para el alma



Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana. (Mateo 11:28-30)

Alguien dijo: “La gota de agua perfora la roca, no por su fuerza sino por su constancia.” Esta frase tiene dos perspectivas bastante interesantes dependiendo de la posición en que la veamos. La primera es una óptica positiva. Podemos aprender que los grandes logros no se han cimentado en un día; sino que toman tiempo. Por otra parte, conocemos la llamada «gota china» un método de tortura psicológica, que consistía en inmovilizar a un preso y colocarlo tumbado boca arriba, de modo que le cayera sobre su frente una gota de agua fría cada cinco segundos. Después de algunas horas, el goteo continuo provocaba daño físico en su piel, similar a las yemas de los dedos después de un baño. Pero la verdadera tortura para la víctima era la locura que le provocaría al no poder dormir, debido a la constante interrupción de las gotas.


Los problemas constantes que experimentamos pueden o ser un gran aliciente y elemento motivador para emprender algo nuevo en tiempos de crisis o una tortura china. Todo va a depender desde la óptica que los veamos. Por lo general esa sucesión de pequeños conflictos en el hogar o el matrimonio, esas constantes situaciones de presión que experimentamos a lo largo del día, sean de índole financiera, laboral, familiar, o de salud, poco a poco van produciendo en nosotros cansancio. Esto al final termina desembocando en situaciones graves, altos niveles de estrés, problemas en la salud, etc. Son como esa gota que constantemente va llenando nuestra vida de tal presión que solo queda estallar.


En Mateo leemos uno de los versículos más maravillosos frente a esta situación que todos en algún momento de nuestra vida hemos atravesado o nos encontramos atravesando. Cuando estamos agobiados, sintiendo que nuestra alma necesita un descanso.


Jesús se encontraba compartiendo el mensaje del reino de los cielos, y dirigiéndose a quienes le escuchaban les dijo: Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Les dijo Vengan a mí, extendiéndoles una invitación sin ningún tipo de condición a todos aquellos que se sintieran agobiados y cansados, sin importar los motivos ni las razones, todos los cansados estaban invitados a acercarse a Él. ¿Para qué? Para darles descanso. ¿Cómo lo haría? Cargando su yugo y aprendiendo de él, pues él es apacible y humilde de corazón, solo así, cargando su yugo y aprendiendo de él encontrarían el descanso para su alma.


El yugo es una herramienta utilizada en la agricultura para juntar dos bueyes al momento de arar la tierra, con este se divide la carga de la fuerza del arado en partes iguales, se comparte la carga entre ambos; por lo general se suele colocar un buey más experimentado al lado de uno joven, con el fin de que el buey experimentado vaya marcándole el ritmo y la dirección adecuada para desempeñar la tarea. El buey es un animal muy fuerte, pero bastante manso y obediente, el buey es símbolo de fuerza y humildad, por eso Jesús utiliza el simbolismo del yugo colocado a los bueyes, para decir que la única manera como podemos hallar el descanso que nuestras almas necesitan es aceptando la invitación a caminar a su lado, compartiendo nuestras cargas y aprendiendo del todo aquello que necesitamos para arar la tierra diariamente.


¿Cuál es el resultado de esto? Un yugo suave y una carga más liviana, cuando la carga se comparte el peso de esta disminuye, algunas veces queremos llevar las cargas de nuestra vida solos, en silencio, al final esto terminado produciendo resultados negativos en nuestra vida, Jesús quiere que compartamos nuestras cargas con él, todo lo que él nos enseña tiene como objetivo darnos a conocer las bondades de Dios para nuestras vidas, ellos venían cansados y agobiados por el peso de la Ley, pero Jesús les traía un pacto de gracia, capaz de aligerar las cargas en vez de hacerlas más pesadas, a partir de hoy deseamos acercarnos durante estos 26 días restantes de oración y decirle Jesús ¿Qué quieres que aprenda de ti para hallar el descanso que mi alma necesita? ¿Qué tienes para enseñarme cada día que me permita compartir mi carga contigo y hacerla más suave y ligera?


By: Pr. Holman Sarmiento.


 

Preguntas:

Toma un tiempo y considera estas preguntas:

  • ¿Actualmente te sientes agotado y sin fuerzas?

  • ¿Cómo puede lo que estás viviendo acercarte más a Cristo?

  • ¿Cómo a través de la oración puedes entregar tus cargas?

 

Oración Diaria:

Padre nuestro, me acerco a ti en el nombre de Jesús. Reconozco que me siento cansado y agobiado por la situación que estoy enfrentando. Creo en tu Palabra, es por eso que decido ir a ti en el nombre de Jesús y entregarte todo lo que me está preocupando excesivamente.

Padre, tú tienes el control de todas las cosas respecto a mi vida y la de mi familia. Decido caminar a tu lado con un corazón manso y humilde, amén.

#40diasdeoración #posicionados











2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo