Lo que te falta no es lo más importante



Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.(Mat. 11.28)


El desespero y la ansiedad por conseguir aquello que nos falta, se vuelve una carga pesada y difícil de llevar. Nos mantiene en estado de estrés, agotados física y mentalmente; hasta producir desánimo y porque no, frialdad espiritual. En otras palabras, nos aflige la mente y el corazón. Pero esa carga también estamos llamados a entregarla a Jesús, para hallar descanso.


Desde el pecado en el Jardín del Edén, siempre nos hará falta algo Sin ánimo de profundizar, quiero que notes que cuando Adan y Eva decidieron vivir bajo su propia voluntad, rechazando la de Dios, al tomar el fruto; dieron paso a la carencia en la vida del ser humano. La Biblia nos dice que "Se dieron cuenta de que estaban desnudos; entonces tejieron hojas de higuera y se cubrieron con ellas" (Gen 3.7) Nota que sucedieron varias cosas. Primero, se dieron cuenta de que faltaba algo, segundo nació el afán por conseguir eso que faltaba y tercero, el afán los llevó a buscar por sus propios medios eso que faltaba.


Sin embargo cuando venimos a Cristo nuestra vida no depende de lo que nos hace falta. Eso no es lo que guía nuestros días o nuestra meta final. Si no estás contento con lo que Dios te ha permitido tener y vivir ahora mismo. No lo serás con aquello que te hace falta. Porque es Dios la fuente que le da sentido todo lo que tenemos, sea mucho o sea poco. Dios es la fuente que nos permite disfrutar lo que tenemos y disfrutar lo que nos hace falta.


Aunque en este mundo siempre nos hará falta algo, podemos confiar en Jesús. En que él conoce todas nuestras necesidades y las suplirá en el momento oportuno.


Medita en estos pasajes Bíblicos:


La mano del SEÑOR no es tan corta como para no poder salvar, ni sus oídos tan sordos como para no oír. (Isaías 59:1)


Clamaron a ti, y los salvaste; confiaron en ti y nunca fueron avergonzados. (Salmos 22:5)


Luego dijo Jesús: Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.(Mat. 11.28)


Y Dios proveerá con generosidad todo lo que necesiten. Entonces siempre tendrán todo lo necesario y habrá bastante de sobra para compartir con otros. (2 Corintios 9:8)


Cuando dejamos de afanarnos por aquello que hace falta y miramos a Cristo, entregando nuestras cargas, Dios hará mucho más de lo que imaginamos. Será muy diferente a lo que pensamos y mucho mejor de lo que creíamos.


By: Pr. Edwin Sarmiento.


 

Preguntas:

Toma un tiempo y considera estas preguntas:

  • ¿Qué te afana en estos momentos?

  • ¿Eso que te afana esta consumiendo todo tu día?

  • ¿En qué momentos puedo orar para entregar esas pesadas cargas?


 

Oración Diaria:

Padre nuestro, gracias por darme este nuevo día de vida. Reconozco que el afán por aquello que me hace falta me ha desviado de vivir bajo tu voluntad. Te pido que tomes el primer lugar en mi vida. Que tu Palabra se convierta en mi prioridad. Padre, te entrego mis cargas, obra un milagro en mí. Amén.


#40diasdeoración #posicionados











2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo