Semana 4 Día 1 / Los enemigos de nuestra comunión íntima con Dios - El Desánimo (1)



"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas" (Josué 1:9)

Cuando estamos desanimados perdemos la motivación para seguir adelante en nuestra comunión diaria con Dios, es justo allí cuando la montaña parece demasiado empinada, el valle demasiado oscuro, o la batalla demasiado intensa, y perdemos el ánimo para continuar.


En muchos lugares en las escrituras, Dios ordena a su pueblo a esforzarse y cobrar ánimo por ejemplo: Salmo 27:14; 31:24; 2 Crónicas 32:7; Deuteronomio 31:6. Cuando Dios escogió a Josué para sustituir a Moisés como líder de los israelitas, algunas de Sus primeras palabras a Josué fueron "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas" (Josué 1:9). El Señor fundamentó este mandato en su anterior promesa a Josué en el versículo 5: "Como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé". El Señor sabía que Josué iba a afrontar algunas batallas grandes y no quería que Su siervo se desanimara.


Por eso una de las claves para vencer el desánimo es recordar las promesas que Dios te ha dado y aplicarlas. Cuando conocemos al Señor, podemos pararnos en las promesas que Él le ha dado a Su pueblo en Su Palabra aun cuando podamos o no ver el cumplimiento de esas promesas en esta vida ellas siguen vigentes (Hebreos 11:13-16). Este conocimiento hizo que el apóstol Pablo prosiguiera hacia adelante en su comunión diaria con Dios, predicando el evangelio e incluso terminando en una cárcel romana donde perdió la vida. Desde la cárcel, escribió, "prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" (Filipenses 3:14). Él pudo continuar hasta el ultimo dia de su vida enfocado en construir una comunión más íntima con Dios en medio de la persecución, rechazos y golpes, porque sus ojos estaban en el premio definitivo: escuchar un dia de su Señor y Salvador las palabras "¡bien hecho!".


Preguntas:

  • ¿Qué tanto ha afectado el desánimo mi relación con Dios últimamente?

  • ¿Que tan presente tengo las promesas que Dios ha dado a mi vida a través de su palabra en mis momentos de crisis?

Oración Diaria:

Padre, reconozco que el desánimo muchas veces ha ganado la partida en mi vida, logrando que deje de lado mi principal propósito que es desarrollar una vida en comunión íntima contigo, reconozco que en mis momentos de desánimo olvido las bellas promesas que me has dado a través de tu palabra, hoy te pido que tu Espíritu Santo me ayude a tenerlas presentes en los momentos que mas las necesito para así, seguir cada dia enfocado en no apartarme ni un segundo de ti, esto te lo pido en el nombre de Jesús, Amén.

#50diasDeTransformacion #SentadosASuMesa #Alabanzaenlinea #Comunidadenlinea










18 visualizaciones0 comentarios