Tomados de su mano - Dia 2



"Esta promesa es para ustedes y para sus hijos, y para todos los que nuestro Dios quiera salvar en otras partes del mundo." (Hechos 2:39)

Cuando Jesús estuvo en la tierra le hizo una promesa a sus discípulos válida para todos los creyentes, y es que no estarían solos; no estarían huérfanos. El evangelio de Juan nos habla de que Jesús vendrá; pero el evangelio de Mateo, lo pone en presente, y dice: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. (Mateo 28:20). Jesús se fue al cielo, pero mora en el corazón de cada creyente en la persona del Espíritu Santo.


En el momento que ascendió al cielo luego de ser resucitado, Jesús se separó de sus discípulos, y dice la Biblia que ellos venían dando señales de gozo, que estaban siempre en el templo adorando y alabando a Dios. (Juan 24:50-53). ¿Y cómo fue esto posible? ¿Si Jesús se había ido, debían estar tristes? Pero sin embargo estaban llenos de gozo.


La explicación es que cumplía la promesa que él les había hecho en el evangelio según San Juan (16:7) de que le era conveniente irse; porque si no se fuera, el Consolador no vendría; más si se fuere nos lo enviaría. Hablaba de que iba a preparar un lugar donde podamos estar eternamente junto con El, pero antes de eso iba a regresar, mientras eso sucedía enviaría su Espíritu Santo , para que todo aquel que en él cree no esté solo en la tierra; sino que sepa que el Dios Padre, por medio del Espíritu Santo, mora en cada corazón que cree y acepta a Jesús, su Hijo, como su Señor y Salvador, y es la presencia del Espíritu Santo que nos da gozo, en lugar de tristeza.


La promesa del Espíritu Santo es una realidad para el creyente que ama a Dios; su presencia nos da fuerzas y fortalezas para vencer las adversidades mientras estemos en la tierra; Su presencia en nosotros es una promesa cumplida que trasciende las generaciones y los límites geográficos, para nosotros, nuestros hijos y para todos aquellos que creen en Dios en cualquier parte del mundo.


Preguntas:

Me he dado la oportunidad de considerar estas tres preguntas:

  • ¿Me he sentido solo/a?

  • ¿Me he sentido triste últimamente?

  • ¿Tengo presente en esos momentos que el Espíritu Santo, mi ayudador, mora en mi interior?

Oración Diaria:

Padre nuestro, en este dia me acerco a ti, a darte la gracias por esa maravillosa promesa cumplida que es la presencia del Espíritu Santo en mi interior, una promesa que me llena de gozo y alegría por saber que no estoy caminando solo/a por esta vida, sino que dejaste un ayudador, el cual es la presencia misma de Dios dentro de mi, capaz de cambiar mis tristezas en alegrías, gracias Señor por tu precioso Espíritu Santo en el nombre de Jesús, Amén.


#40diasDeTransformacion #SentadosASuMesa #Alabanzaenlinea #Comunidadenlinea #Pentecostés










12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo