Tomados de su mano - Dia 3



"Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí"." (Hechos 1:4)

Aunque los Apóstoles habían sido formados por el mismo Señor durante sus tres años de ministerio público, y por otros cuarenta días después de su resurrección, y aunque ya habían sido comisionados por el Señor para dar testimonio de él ante el mundo, sin embargo, no podían comenzar todavía con esa labor.Faltaba algo esencial: necesitaban la capacitación del Espíritu Santo.


El Señor les ordenó expresamente que esperaran hasta el momento en que recibieran el Espíritu Santo: "Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí". Recordamos que en la última cena en el aposento alto, Jesús había prometido a los apóstoles que el Espíritu Santo, el Consolador, les enseñaría todas las cosas, y les recordaría todo lo que les había dicho (Jn 14:26). Contaban ya con su presencia pero necesitaban ser revestidos de poder de la alto para poder no solo transmitir con total fidelidad todo lo que Jesús había hecho y enseñado, sino tener el valor de ir hasta las últimas consecuencias por ello.


Durante los cuarenta días que el Señor estuvo con sus discípulos antes de su ascensión, tuvo lugar la más sublime escuela bíblica que haya habido sobre este mundo. Ahora bien,¿cuáles fueron los temas de los que trataron? Sabemos que en ese periodo les dio "mandamientos por el Espíritu Santo", lo que seguramente se refiere a lo que encontramos al final de los evangelios. Veamos un pequeño resumen de lo que incluían estos mandamientos:

  • Proclamar universalmente el Evangelio (Mr 16:15) (Lc 24:46-48).

  • Haced discípulos a todas las naciones (Mt 28:19).

  • Bautizar a los convertidos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28:19).

  • Enseñarles a guardar todas las cosas que los discípulos mismos habían recibido (Mt 28:20).

Todo el libro de los Hechos, en cierto sentido, es la historia de cómo se pusieron en práctica estas órdenes. Y nosotros también, si queremos ser parte de una iglesia "apostólica", no debemos olvidar ninguno de ellos.


Preguntas:

Me he dado la oportunidad de considerar estas tres preguntas:

  • ¿Qué tanto estoy cumpliendo esos mandatos que el Señor dejó a todos sus discípulos?

  • ¿En realidad estoy utilizando la presencia del Espíritu Santo en mi como el motor que me lleva a cumplirlos?

  • ¿Tengo el valor suficiente para enfrentar los retos que este mundo demanda para levantar en alto mi fe en Cristo?

Oración Diaria:

Padre nuestro, en este dia quiero darte las gracias por el cumplimiento de la promesa del Espíritu Santo en mi vida, anhelo y deseo ser investido de ese poder maravilloso que me da el valor de cumplir aquellos mandatos que diste a todos los que desean ser tus discípulos, y así no tener temor de proclamar en cualquier lugar tu evangelio, de hacer discípulos, de invitarlos a que reciban tu bautismo y motivarlos a que guarden todas tus enseñanzas, no sin antes ser yo el primero en cumplirlos, todo esto te lo pido en el nombre de tu hijo amado Jesucristo Amen.


#40diasDeTransformacion #SentadosASuMesa #Alabanzaenlinea #Comunidadenlinea #Pentecostés










6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo